image1

Hola, somos Sendes i Muntanyes|Bienvenidos a nuestro blog|Nos gusta la naturaleza|Y hemos hecho de nuestra afición, nuestra pasión

Siguiendo el PR-CV 336 - Cresteando por la Senda de la Lloma en Cullera

La tormenta se acerca
Hace muchos años desde la carretera veíamos el nombre de una ciudad pintado en la montaña. Al verlo siempre nos sacaba una sonrisa, porque lo comparábamos con las letras de esa famosa ciudad llamada Hollywood.



ERES EL VISITANTE NÚMERO:
contador de visitas para blog

Zona de aparcamiento

Hace unos días nos llegó una noticia sobre esta localidad de la Ribera Baja y sin pensarlo, Sandra se puso a buscar una ruta por esta zona y encontró una que nos gustó mucho de inmediato. Una ruta que mezclaba mar y montaña, con vértice geodésico incluido, ¿ se podía pedir más ?. Seguro que muchos dirán que si, pero esa ruta, la haremos otra semana.

La localidad elegida esta semana para realizar nuestra salida semanal, es Cullera y la ruta que en breve os vamos a detallar es: La Senda de la Lloma, siguiendo el PR-CV 336.

Panel de inicio de la ruta

El coche lo aparcamos en el parking que hay en el cementerio, en el cual pueden aparcar gran cantidad de vehículos. Mirando hacia el cementerio, cruzamos la carretera y nos desviamos hacia la izquierda. En breve llegaremos a un panel informativo en el cual se detalla toda la ruta a seguir.

 Ermita Santos de la Piedra
Desde la urbanización Buenavista

Caminaremos siguiendo la señales del PR, primero por una urbanización, más tarde pasaremos por un club de tenis y un campo de tiro, todo ello por asfalto, pasando por huertos de cultivo y carreteras poco transitadas pero como siempre, tenemos que extremar todas las precauciones posibles.

Desde la Urbanización Buenavista
Club de tenis Cullera

Club de tenis desde las alturas
Área recreativa
No hay mesas o sillas
Cruzaremos este canal por un puente de hormigón
Seguiremos por este camino
Los kilómetros se van sumando sin mucha dificultad, parece casi un paseo, aunque personalmente yo quitaría el “casi”, porque en mi opinión es un paseo. Callejeando un poco, llegamos a la playa del Dosel, donde disfrutamos de un sistema dunar muy bonito y desde donde observamos nuestro próximo destino, El Faro.

Poster de indicaciones en la playa de Dosel
Playa de Dosel
Dunas en la playa de Dosel
Seguimos caminando, pero esta vez por al lado de la costa, hasta llegar a una estatua, que se llama o se podría llamar “ La Sirena” oteando el horizonte, como esperando el regreso de los hombres de la mar o pescadores.

Sirenita

En pocos minutos llegamos hasta el faro, lamentablemente en la actualidad, no se puede visitar y en mi opinión, es una pena, porque seguro que hay unas vistas preciosas de toda la costa.


Caminando por el paseo

Llegando al faro
Delante del faro

Poniendo las espaldas al faro, veremos un poster que nos indica la dirección a seguir, así que sin más dilataciones, seguimos la senda y seguimos callejeando, hasta llegar a unas escaleras que
encontramos a nuestra izquierda.

El poster, nos indica el camino a seguir
   
Empezamos a subir estas escaleras lentamente, ya que están algo inclinadas y si lo hiciéramos de otro modo, lo hubiéramos pagado durante el resto de la ruta.


A la izquierda nos encontramos estas escaleras y subimos por ellas

Las escaleras desde lejos
Ilustración que hay en el mirador
Al llegar a lo alto, nos paramos unos minutos para gozar de las vistas que tenemos delante nuestra. Nos volvemos a poner en marcha y caminamos nuestros últimos metros por asfalto, aunque han sido casi 8kms, nosotros no le pondremos objeción alguna a esta parte de la ruta. 

En el centro se puede ver el club de tenis de Cullera
Aunque nos está lloviendo, eso no nos impide pararnos a disfrutar con las vistas
A este lado, las vista también son muy bonitas
Por fin llegamos al terreno que a nosotros nos gusta, la tierra y también algo de piedra. Un poster informativo nos indica que debemos seguir el sendero de la izquierda y así lo hacemos. En esta ocasión vincularemos el sendero por tierra, con la ascensión a la montaña de Cullera. 

Los puntos rojos son parte del camino que haremos en esta ruta
Antes de tomar el desvío a la izquierda
Este poster nos indica que hemos llegado a la senda de tierra y que empezamos a caminar por la montaña
Poco a poco empezamos la ascensión y empezamos a disfrutar de un magnífico cresterío, subidas y bajadas se enlazan. El lugar nos ofrece unas vistas espectaculares de las playas de Cullera, de la albufera y del serpenteo del rio, que nos permite la posibilidad de una visión a ojo de pájaro de prácticamente toda la comarca de Vega Baja. 

Bonitas vistas de la playa de Cullera
Una mirada hacia atrás de lo que hemos recorrido

Aunque como en las últimas salidas, nos está lloviendo, esto no nos impide disfrutar del camino y llegamos al Radar marítimo o según otra información que hemos encontrado, también podría ser meteorológico y también su vértice geológico, antes de lo que pensábamos, gracias a que las subidas no tienen un gran desnivel. 

Al fondo, se puede observar como está cayendo la lluvia

Esta imagen nos da aliento para aumentar el ritmo

Ya tenemos cerca el Vértice del Cullera
Vértice Cullera
En dirección de la tubería que hay en el suelo seguimos la senda y empezamos a descender. A unos 600m y aunque no se distingue bien, podremos observar las letras que están pintadas con el nombre de la ciudad “ Cullera”, tenemos que prestar mucha atención donde pisamos, ya que estamos expuestos a una caída desde gran altura. 

Letras formando el nombre de la ciudad de Cullera


Desde otro punto de vista
Fuerte visto desde el Radar

Desde este punto hasta el fortín defensivo, construido durante la guerra Carlista, hay muy pocos metros, así que llegamos en pocos minutos. 

Fuerte de la guerra Carlista
Sólo pasar el fuerte y en descenso, entramos en la zona de umbría de la lloma y por senda de bosque llegamos hasta el Castillo Santuario de origen árabe sobre restos iberos y romanos y conquistado por Jaime I, en uno de sus lados alberga el Santuario de la Mare de Déu del Castell.

Bajando hacia el castillo
La lluvia nos vuelve a amenazar
Por fin en el castillo
El castillo

El Santuario
Placa en la fachada del santuario
Bajamos por el Vía Crucis
Poster en el Santuario
Nuestro camino seguirá en descenso por el magnífico Vía Crucis. Aunque nuestro camino es por la derecha de una de las columnas o quizás lo podamos llamar Peirón, nosotros no dudamos en visitar la torre de la Reina Mora que se encuentra a unos 400m. 

Torre de la reina Mora
Cañon en la Torre de la Reina Mora
Una vez visitada esta torre, proseguimos nuestro camino por la senda que hay en la base de la montaña, pasando por los restos de la muralla del fortín que anteriormente vimos en la parte de arriba y llegando de nuevo al inicio de la ruta. 

Regresamos hasta aquí
Poster con direcciones al lado de la columna
Senda de regreso al parking

No se necesita material extra, la ruta es muy fácil de seguir ya que por el camino hay numerosas marcas del PR-CV 336 y las sendas que seguimos son fáciles y sin grandes desniveles. 

PARA DESCARGAR EL TRACK PARA EL GPS, HAZ CLICK EN LA IMAGEN.


CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Hola Eulogio.
    Buena rutita por mi ''tierra natal''...jejeje.Lo mejor sin duda es toda la parte de la Lloma,con muy buenas vistas,a pesar de la poco altura que tiene esa muntanya de les Raboses.Nosotros la hacemos en verano,empezando desde el Dossel y así acabamos en la playa,con baño incluido...jejeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Juane:

    Gracias por tu comentario. Ya he visto que la has hecho por todas partes, ja ja jaaaaa. Tener esta zona tan cerca es lo que tiene, que puedes hacerla en cualquier momento. La verdad es que nos gustó, pese a la lluvia.

    Saludos.

    ResponderEliminar